Mundo Maker
¡Bienvenid@ a Mundo Maker!

¿Quieres aprender todo sobre el RPG Maker?



Regístrate y forma parte de Mundo Maker.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Temas importantes
----------------------------------------
Páginas con recursos RPG Maker
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
Afiliados
Estadísticas
Tenemos 3768 miembros registrados.
El último usuario registrado es lMac.

Nuestros miembros han publicado un total de 85837 mensajes en 12224 argumentos.

Los cuentos de Tal Erivia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los cuentos de Tal Erivia

Mensaje por silvanash el 2013-02-21, 15:03



Última edición por silvanash el 2013-09-15, 20:59, editado 7 veces
avatar
silvanash
Aventurero
Aventurero

0/3

Créditos 1627

Gracias : 229

Volver arriba Ir abajo

Re: Los cuentos de Tal Erivia

Mensaje por silvanash el 2013-03-08, 11:19

Añadidos el mito de la creación y la cuna del hombre. Mitología friki 4dummies.
avatar
silvanash
Aventurero
Aventurero

0/3

Créditos 1627

Gracias : 229

Volver arriba Ir abajo

Re: Los cuentos de Tal Erivia

Mensaje por Seba el 2013-03-08, 18:15

Me leí todos los PDFs y la verdad que está interesante xD.

Son cuentos bastantes cortos por lo que veo, espero que si y no sea cosa de que están cortados... (que en ocasiones parece). Un consejo, ya que son muchos archivos livianos, para no tener que estar bajando de a uno, se podría hacer un Zip y tenerlos todos pronto para leer.

Bueno. Como decía, los leí y la verdad que me gustó bastante. Es un tanto raro como empecé y terminé xD, por que, se empezó con los hechiceros antiguos que modelaron el mundo y terminé leyendo como todo comenzó por obra de estas aves supremas.

Sin lugar a dudas es una historia bastante original dentro de lo que he visto en un buen tiempo. Me gusta mucho como se formó todo hasta donde tengo entendido, está completo y es muy atrapante.

De seguro hasta ahora son pequeños segementos que explican mas que nada el entorno, el mundo en general, ya que me gustaría en algún momento ver alguna historia especifica, a no ser que la historia que tenas planeada para este escenario sea la de Raval.

Me gustó, xD me gustó jaja

Espero mas cuentito :) Quiero saber de que ave o quién les enseño a manipular la magia de tal manera a los hechiceros antiguos.

Saludos
avatar
Seba
Aventurero
Aventurero

0/3

Créditos 1299

Gracias : 80

Volver arriba Ir abajo

Re: Los cuentos de Tal Erivia

Mensaje por silvanash el 2013-03-08, 18:32

¡Por fin alguien se ha leído todos los cuentos del tío silva! ¡Wiii!

============================================================

La idea original era hacer cuentos cortos, porque escribir historias largas no es lo mío. Las historias de Raval y la de Merili están cortadas porque esos relatos iban a ser más largos y más detallados. Más alejados de la historia y más cercanos a los actores que la hicieron posible. La idea del .zip me la planteé, pero algunos de esos relatos no son definitivos, y obligar a la gente a bajarse un .zip nuevo cada vez que actualizo sería cruel. Lo más fácil es separarlo por archivos y decir cuál he cambiado.

La historia de Raval es la que está ambientada en lo que podríamos llamar edad actual. Tal Erivia ha pasado por varios miles de años desde que se abriera el huevo de Tal-Ael-Revis y ha tenido mucha historia. Historia que se me va ocurriendo a ratos y que voy escribiendo según surge, razón por la que los cuentos no siguen un orden cronológico claro. Tengo anotada la línea de tiempo, pero es de momento es información clasificada xD. Ahí tengo todos los hitos históricos y todos los cambios políticos, ideológicos y sociales que experimentó el mundo en general, pero no hay nada acerca de las personas tras esos cambios y tampoco se habla de los pequeños países que cayeron en el olvido.

Y sí, la llegada de la magia necesita una historia a su altura, pero antes tengo que explicar la llegada de las enfermedades xD.

Edito: sí, Tolkien me pegó muy fuerte, pero no voy a escribir otro Silmarillion. Ya es difícil recordar el nombre de seis aves sagradas y sus habilidades, no digamos ya doce con sus consortes y séquitos xD.

Re-edito: la historia del valle de Rem también está cortada. Me quedé sin inspiración después de inundar el valle y hacerlos vivir sobre estacas (qué malote soy, muajajaja). Estaba escribiendo un tratado de geografía sobre el valle (sí, en serio, un tratado de geografía xD), pero lo dejé a medias.
avatar
silvanash
Aventurero
Aventurero

0/3

Créditos 1627

Gracias : 229

Volver arriba Ir abajo

Re: Los cuentos de Tal Erivia

Mensaje por Seba el 2013-03-08, 19:42

Jaja, se entiende, se entiende.

Es creo el método mas entretenido de completar un mundo el de ir armando esas historias individuales. Yo también soy de hacer cosas así y cuando uno se da cuenta ya tienen un montón enorme de detalles puestos en escena.

La verdad que me gusta, no me molestó para nada que fuesen cortos, ya que la forma en que están escritos es muy cómoda y atrapante.

Solo me quedaba la duda de si se cortaban así tan bruscamente o me perdía de algo jaja, pero bueno, ta muy bien.

Por lo que veo no se va a tocar muy a fondo personajes "históricos", o al menos entiendo eso.

Bueno, estaré esperando otro cuento tonces. Lo del zip era una idea nomás por lo vago que soy, jaja es que esperar esos 10 seg me molestaba xD!.

Saludos
avatar
Seba
Aventurero
Aventurero

0/3

Créditos 1299

Gracias : 80

Volver arriba Ir abajo

Re: Los cuentos de Tal Erivia

Mensaje por silvanash el 2013-03-15, 18:17

Añadidos "Colección de cuentos infantiles y folklore de Tal Erivia; el ave oscura de la muerte" y "Conversaciones con la dama de la noche". Cómo me gustan los títulos largos, eh.

Aviso: Conversaciones con la dama de la noche está escrito en prosa bíblica. Es posible que algunos fragmentos sean incomprensibles (es lo que tiene hablar en parábolas e hipérbolas) y puede que el estilo sea farragoso en algunas (o todas) partes.

Y ahora leed.
avatar
silvanash
Aventurero
Aventurero

0/3

Créditos 1627

Gracias : 229

Volver arriba Ir abajo

Re: Los cuentos de Tal Erivia

Mensaje por silvanash el 2013-06-16, 23:23

Añadidos "la daga en la oscuridad" y "Mereia-al-Lyenn; la historia de Aerin". He intentado escribir en un estilo más legible, pero la costumbre me puede.

Y como sé que nadie se va a bajar los cuentos, los dejo en spoiler. Deberían ser razonablemente cortos.

La daga en la oscuridad:
Tal Erivia disfrutaba de una paz sistemática y metódica. Era la séptima era del mundo, una era en la que las grandes batallas pertenecían al pasado, y los estragos de la magia no eran sino recuerdos transmitidos a través del folklore. Había peleas, había guerras, y había matanzas, pero eran matanzas mesuradas, destinadas a ganar, no a eliminar al enemigo. Así, los restos de las batallas con ejércitos de magos sólo eran un leve ruido de fondo que perturbaba de vez en cuando la calma de Tal Erivia, cuando en eras anteriores, los estallidos de magia salvaje amenazaban constantemente la integridad del mundo.

Sin embargo, la magia no sólo se usaba para matar en los campos de batalla, donde yacían cadáveres calcinados o aplastados. Los magos que participan en esos actos eran poderosos, y como tal tenían renombre y respeto, pero su existencia dependía de una delicada balanza donde se juntaban los intereses políticos, el odio hacia ellos, y la habilidad de los asesinos para infiltrarse en sus refugios y deslizar la delgada hoja de plata que separaría sus cabezas del resto del cuerpo.
Frente a esos magos, con la capacidad de levantar tormentas de fuego sobre montañas y valles, estaban los pequeños magos que se limitaban a lanzar afiladas estacas contra sus objetivos, con la sutileza y la letalidad de una serpiente escondida entre la ropa.
Ciertamente, la séptima era pertenecía a los asesinos que ni siquiera necesitaban llevar armas, dado que podían convertir la realidad a su alrededor en sus propias armas. De esta forma, Tal Erivia se mantenía en un estado de paz forzada, donde sólo los señores capaces de protegerse se atrevían a iniciar guerras, mientras bandadas de asesinos pasaban de reino en reino, cuyas fronteras estaban delimitadas por la habilidad para predecir ataques y la efectividad al encargarlos.

Mereia-al-Lyenn; la historia de Aerin:
Mereia-al-Lyenn se levantaba en la cima de la montaña del mismo nombre, y alojaba a un total de mil seiscientas personas. Sus gentes veneraban a Merilea, de quien se decía que había aplacado la crudeza del invierno tras escuchar las súplicas de la gente que vivía en la montaña. Como agradecimiento, la gente de Mereia-al-Lyenn levantó un templo consagrado a Merilea, y rezó año tras año por la gracia de su diosa y la fortaleza de las cosechas.

Aerin contempló el flujo de creyentes que entraban y salían de la cámara principal del templo, y deseó fervientemente que ese año el invierno no se llevase a nadie. Aerin servía a Merilea, pues sus padres habían sido secuestrados por el frío, y se decía que volverían una vez que Merilea estuviera satisfecha. Sus manos diminutas tomaron otra espiga del grano denso y encogido que crecía en Mereia-al-Lyenn y separaron con paciencia el fruto de la paja. Delante de ella descansaba una cesta de mimbre llena de las semillas oscuras y pequeñas, mientras que las espigas permanecían atadas en fajos al lado de ella. En eso consistía el invierno para Aerin. Observar a los visitantes y preparar los frutos que después darían de comer a todo el pueblo.
Se levantó del taburete y recorrió un pasillo silencioso hasta llegar a la cocina. Encima de una rejilla de metal ardían las espigas del grano, y ese fuego era el que combatía el frío de la cocina. Aerin acercó las manos al fuego y las frotó para entrar en calor. En cuando sintió la sangre en sus dedos de nuevo, regresó por el pasillo y siguió con su tarea.
Oyó el susurro del viento en la habitación donde trabajaba, arrastrando los deseos y las esperanzas de la gente de Mereia-al-Lyenn. Un incesante murmullo de fondo, que acariciaba las montañas igual que un riachuelo. A lo lejos, los zapatos desgastados de los aldeanos atravesaron el camino nevado que los llevaba al templo.
El templo de Merilea y la cocina estaban en edificios separados, dado que cuando se levantó el templo, nadie había pensado en que haría falta un fuego para darles calor durante los peores días del invierno, y construir la cocina junto al templo habría sido una ofensa para Merilea. De esta forma, los visitantes veían la imponente fachada de piedra blanca del templo, y nunca se fijaban en la pequeña construcción grisácea que se escondía en su sombra.
Además, la distancia entre el templo y la cocina evitaba que Aerin y la gente entraran en contacto.

Había sucedido hace un año, en uno de los inviernos más crudos que habían azotado Mereia-al-Lyenn. Aerin era una niña que había perdido a sus padres hace poco, y la gente lo había interpretado como una señal. Así, la pequeña Aerin, que no sabía ni leer ni escribir, aprendió a copiar los rezos de Merilea y a llevar las cuentas del grano del templo. La gente era amable con ella, y los niños jugaban con ella en cuanto no estaba ocupada con sus tareas.
En aquel entonces, las decisiones del templo se tomaban de acuerdo a las cinco personas que componían la voluntad de Merilea. Cinco sacerdotes que llevaban toda su vida sirviendo al templo, y que recibían las órdenes de Merilea durante sus sueños y guiaban a Mereia-al-Lyenn hacia su destino. Por debajo de la voluntad de Merilea había una extensa jerarquía de sacerdotes y asistentes, que se encargaban de tomar nota de los mensajes de la voluntad de Merilea y asegurarse del correcto funcionamiento de todo el pueblo.
Aerin pertenecía al amplio grupo de los asistentes, aquellos que servían a Merilea al no poder hacer nada más. A efectos prácticos, todos los habitantes de Mereia-al-Lyenn habían sido asistentes durante alguna parte de su vida, dado que a todos se les ofrecía la posibilidad de experimentar la vida clerical. Sin embargo, pocos de ellos se acababan encontrado en la situación de estar sujetos al trabajo de asistentes al no tener ninguna otra opción.
Sin embargo, Aerin era feliz. El trabajo del templo y la amabilidad de la gente habían aliviado enormemente el dolor de la muerte de sus padres, y la esperanza de poder verlos de nuevo una vez terminada su tarea le daba fuerzas para continuar. Tras el primer mes viviendo dentro del templo, apenas conservaba recuerdos de su vida anterior.
Fue entonces cuando Aerin pudo leer los mensajes de la voluntad de Merilea. Los demás miembros del clero habían asumido ya que Aerin terminaría sus días dentro del templo, por lo que habían tomado la decisión de compartir parte de la responsabilidad con ella y hacerla sentirse parte de una nueva familia.
Los mensajes se le antojaron confusos y carentes de sentido. Las palabras de Merilea no podían consistir en simples visiones de animales y personas, o de ideas inconexas. Cientos y cientos de páginas relataban acontecimientos que no podían ocurrir, y que aún así se creían a ciegas.
Aerin preguntó quién había dicho todo eso, y nadie supo decirle algo que no fuese la voluntad de Merilea. Las preguntas fueron tan insistentes que al final dejaron que Aerin tomara nota de los mensajes personalmente, a fin de convencerla de la veracidad de las órdenes de Merilea.
Y Aerin entró en la cámara de la voluntad de Merilea, donde los cinco sacerdotes rezaban al lado de una pequeña estatua de Merilea, mientras cinco escribas copiaban lo que murmuraban.
Aerin observó a todos los sacerdotes, uno por uno, y no pudo aceptar que estuviesen bendecidos por la gracia de Merilea. Ninguno de ellos había sufrido alguna vez las garras del invierno, y ninguno de ellos exhibía las marcas que dejaba el trabajo de Mereia-al-Lyenn. Aquellos no eran más que hombres acomodados, que vivían en una carroza tirada por los habitantes del pueblo.
Se preguntó cómo se manifestaba la voluntad de Merilea, y lo entendió al instante.
Aerin se acercó al corro de sacerdotes, y rozó suavemente al primero de ellos con dos dedos. Después, dijo:
- Merilea me ha dicho que no eres digno de llevar su mensaje. Faraliet.
Y la magia brotó de los dedos de Aerin, materializada en forma de afilados carámbanos. Las estacas heladas atravesaron al sacerdote de lado a lado y se desvanecieron en el aire.
Sus compañeros abandonaron los rezos y contemplaron a la niña que habían aceptado entre ellos sin dudar.
- ¿Qué acabas de hacer, Aerin?- preguntaron con cautela.
Aerin se lo preguntó a sí misma, y Merilea respondió.
- Aquellos que han olvidado cómo son las marcas que dejan los colmillos del invierno morirán bajo mis garras.
La niña avanzó lentamente hacia los sacerdotes, atenazados por el miedo, y los marcó suavemente con los dedos, al igual que había hecho con el primero.
- Faraliet- volvió a decir, y la magia de Merilea fluyó en el aire, convirtiendo una porción de la realidad en un campo helado.
 
De esta forma, la voluntad de Merilea había desaparecido un año atrás. La cámara seguía en su estasis helada, con los cuatro sacerdotes congelados. Los escribas habían tomado nota de todo ello, y ahora esperaban a que Merilea volviera a manifestarse.
La pequeña Aerin siguió desgranando las espigas del grano de Mereia-al-Lyenn, en una habitación separada que habían hecho especialmente para ella. Alejada del resto de la gente, pero lo bastante cerca como para poder verlos, dado que había dicho que le gustaba la gente.
Sin embargo, le tenían miedo. Los niños ya no jugaban con ella, y los adultos procuraban no estar en la misma habitación que ella. Los pasillos siempre eran silenciosos y las habitaciones siempre estaban desiertas, pues la gente tenía miedo de que los tocara y pronunciara la verdadera voluntad de Merilea.
Faraliet.
El eterno abrazo del invierno.
avatar
silvanash
Aventurero
Aventurero

0/3

Créditos 1627

Gracias : 229

Volver arriba Ir abajo

Re: Los cuentos de Tal Erivia

Mensaje por Seba el 2013-06-27, 16:13

Tenía pendiente leerme algo de este post que hace tiempo que no me pasaba. Así que vamos a ver...

La daga en la oscuridad: La verdad que tú forma de escribir me encanta, es re versátil y se me hace muy gustosa. Sin duda la historia está fenomenal, al menos como la cuentas. El mundo es un sitio inestable, y me gusta ver esto de los asesinos desplazando un poco a los magos todos poderosos. Todo esto invita a que participen personajes memorables.

El cuento de Marilea, es excelente. Como está estructurado, desde el inicio introduciendo el trasfondo de ese dios y el templo, las vidas encadenadas a él, y la inserción de Aerin que me parece un bonito personaje. Me ha gustado mucho leerlo y como ha ido avanzando hasta el final. El detalle que se toca es muy apreciable y le da cierta escencia especial.

Sigue así, están muy buenos. Sin duda tienes que juntar todos tus cuentos y armar un "librito".

Saludos
avatar
Seba
Aventurero
Aventurero

0/3

Créditos 1299

Gracias : 80

Volver arriba Ir abajo

Re: Los cuentos de Tal Erivia

Mensaje por silvanash el 2013-06-27, 17:20

Y sigues teniendo pendientes dos cuentos xD. El folklore de Tal Erivia y conversaciones con la dama de la noche los publiqué una temporada antes de los últimos dos.

Ahora a lo importante. Me alegra saber que tengo lectores (pese a que tengo que obligarlos a leer), y me alegra más saber que les gusta lo que escribo (pese a que la mitad de los cuentos son ininteligibles).

Si alguna vez consigo escribir todo lo que quiero, darle forma a toda esa historia, es posible que arme ese "librito". Hasta entonces, cuentos cortos.
avatar
silvanash
Aventurero
Aventurero

0/3

Créditos 1627

Gracias : 229

Volver arriba Ir abajo

Re: Los cuentos de Tal Erivia

Mensaje por silvanash el 2013-08-10, 18:35

Añadido "el nacimiento de la magia". Ya iba siendo hora.
avatar
silvanash
Aventurero
Aventurero

0/3

Créditos 1627

Gracias : 229

Volver arriba Ir abajo

Re: Los cuentos de Tal Erivia

Mensaje por silvanash el 2013-09-15, 21:00

Actualizado "el reino de Agrath; preludio a la primera guerra civil". Añadido "la llegada de la séptima era, aquélla que pertenece a los conjuradores".
avatar
silvanash
Aventurero
Aventurero

0/3

Créditos 1627

Gracias : 229

Volver arriba Ir abajo

Re: Los cuentos de Tal Erivia

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.