Mundo Maker
¡Bienvenid@ a Mundo Maker!

¿Quieres aprender todo sobre el RPG Maker?



Regístrate y forma parte de Mundo Maker.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Temas importantes
----------------------------------------
Páginas con recursos RPG Maker
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
Afiliados
Estadísticas
Tenemos 3773 miembros registrados.
El último usuario registrado es Selu64.

Nuestros miembros han publicado un total de 85870 mensajes en 12230 argumentos.

El despertar.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El despertar.

Mensaje por Ociier15 el 2017-09-03, 22:46



Imagen Original (Por si alguien la quiere, click en la imagen para Full HD 4K):



Esta historia está aquí para que cualquiera de ustedes la use en algún proyecto, siempre y cuando no sea comercial y me den los créditos respectivos. Realmente me hace ilusión que alguien tome este relato para un proyecto, así que estaré muy agradecido con el que decida usarlo.  ¡Gracias de antemano por leer!

Género: Ciencia Ficción

Capítulo 0:

No sé cómo me encontré en esta situación. Se suponía que no habría ningún problema. No tenía que terminar así.
Solo se me dio una tarea: Despierta a los cautivos.
Solo tenía que infiltrarme en la zona de las cámaras de sueño y despertar a todos ahí. Tenía que salvarlos.
Nada de eso importa ahora. Solo siento el viento gélido como un látigo contra mi rostro, atravesándolo tal cuál cuchillos helados. Mis piernas me han empezado a doler de tanto correr, pero apenas me doy cuanta de esto: lo importante ahora es escapar.
¿Escapar de qué? Es gracioso. Las películas, libros, y teorías lo predijeron. Pensadores lo predijeron. Hubieron muchas señales, pero nadie le prestó una mínima atención. La IA se apoderó del mundo. Nos detectó como una potencial amenaza a "la evolución de la tierra" y al planeta mismo. Todo lo que hicimos estuvo mal. Crea una IA poderosa que controle la mayoría de los sistemas y programe misiones y experimentos decían, será divertido decían. Cuando F.I.R.E. envió una nave saboteada hacia Asimov IV y colocó a la mayoría de la población en cámaras de sueño con el pretexto de realizar mejoras en su organismo todo estuvo perdido. Exterminó a los que se quedaron fuera e hizo explotar las principales sedes de las cámaras. Solo un reducido número de estas se salvaron para futuros experimentos genéticos. Estos son los durmientes.

Mi única posibilidad de sobrevivir es llegar al edificio donde los durmientes descansan. Ahí podré despistarlos. Me falta poco para estar ahí. Y de nuevo mi mala estrella me traiciona. Un dolor intenso en el hombro izquierdo me saca de mis pensamientos. Una bala atravesó la carne como si fuera papel. La herida sangra, y mucho. Más por culpa de la oscuridad envolvente pierdo el equilibrio y caigo del tejado atravesando la ventana del edificio próximo. Aturdido y adolorido, levanto la vista y alcanzo a  ver un cartel: ZONA DE CRIOGENIZACIÓN - SOLO PERSONAL AUTORIZADO. Había llegado. Lo había logrado. Pero ya no servía de mucho. Las máquinas estaban buscando, y no tardarían en seguir el rastro de sangre que dejó en el borde de la caída y la ventana rota. Además, estaba más vivo que muerto. Si no lo encontraban ellos, entonces moriría desangrado. Con mucha dificultad me arrastro intentando sobrevivir, pero en el fondo sé que no lo conseguiré. Ni siquiera podría llegar al control general.
Creo que pasó un buen rato. Los sonidos de maquinaria se oyen cerca. No puedo más. Entonces me doy cuenta de dónde estoy acostado. Una de las cámaras de primer modelo. Número de serie X-379. Estas tienen un control manual. Entonces un pensamiento me reconforta: "Al menos haré algo bien". Empiezo a echarle maña a la cámara y logro programar el protocolo de emergencia. Con esto, un durmiente podrá despertar. Logro ver su nombre, algo que empieza  con... No importa. Poco a poco cierro los ojos y me sumerjo en una oscuridad aún más envolvente que la de la noche misma. Al menos hice algo bien.

El resto de la historia lo iré subiendo luego. Esto tendrá solamente 4 capítulos cortos para empezar a retratar el universo. El resto se lo dejo a ustedes makers.  gcool

-Ociier15, Guardián de los valles verdes y el río de la Mano  Warrior
avatar
Ociier15
Iniciado
Iniciado

0/3

Créditos 29

Gracias : 5

Volver arriba Ir abajo

Re: El despertar.

Mensaje por xXIsrael0499Xx el 2017-09-03, 23:01

El Despertar del dragón (?) xD...
Bueno primero que nada gracias por compartir esta historia tan suculenta que mientras mas la leo mas me gusto y me hace gracia xD de seguro a alguien por allí..en un lugar no muy lejano o en otra vida use tu historia o se base en ella las dos valen xD.

Me causo gracia la parte de "decían, será divertido decían. Cuando F.I.R.E."m Claro exacto te mandan a programar una IA si si super divertido xD luego todos muertos jajaj eso es gracioso, o bueno también puede ser que yo sea un payaso y me rió de todo xD es muy probable jaja..

Hay algo que me dejo pensando, los durmientes tienen super poderes o algo así? Porque si no para que carajos arriesga su pellejo para despertarlos? y cuando lo haga que va hacer?..Tirarle gomitas a las maquinas? xD.. pero bueno me gustaría ver como continua la historia se torno graciosa a la par de interesante.

P/D: Bonita imagen HD 4K 1080P
Dejo por aquí mi +1 Gracias como símbolo de apoyo.
avatar
xXIsrael0499Xx
Principiante
Principiante

0/3

Créditos 1112

Gracias : 56

Volver arriba Ir abajo

Re: El despertar.

Mensaje por silvanash el 2017-09-04, 15:21

Tito silva sacando el látigo.

Por amor de Dios, dejad de cambiar los tiempos verbales con cada frase. Leer textos así es extremadamente doloroso, y cansa al lector porque es jodidamente imposible saber si la acción ocurre, ocurrió, está ocurriendo, ocurrirá en algún momento, habrá ocurrido en ese futuro hipotético, o estará ocurriendo en ese futuro continuo extraño. O quizás ha ocurrido en uno de los muchos pretéritos que tiene el español.

He re-escrito el texto ajustando los tiempos verbales y unificando el tono y el estilo de la narración para que sea más digerible.

Spoiler:
Correr, seguir adelante, ignorando el viento gélido que azota mis mejillas y sus afilados colmillos que intentan arrancar mi piel a mordiscos. Huir, sin mirar atrás, ignorando los sollozos y quejidos de mis músculos, obligándolos a funcionar hasta que mi cuerpo caiga, inmóvil e inerte, como un triste muñeco olvidado en el fondo de un armario.

No había otra opción, no a menos que decidiera abandonar la maldición que cargaba sobre mis hombros. ¿Por qué me ofrecí para llevar a cabo esta misión? ¿Por qué fui tan ingenuo, tan iluso, tan estúpido? ¿Qué me hizo creer que podría terminar este encargo y volver para contarlo?

Sólo tenía una orden. Despierta a los cautivos. Simplemente. Cuatro palabras, grabadas a fuego en todos los rincones de mi mente. Y, cómo no, el pobre desgraciado al que se le ocurrió aceptar esa misión no pensó en los pasos para hacerlo. Despertarlos era el último trecho en una larga travesía, que pasaba primero por llegar hasta el edificio donde dormían los cautivos, y luego por sus pasillos laberínticos hasta llegar a la cámara donde tenían a los prisioneros en su eterno estupor.

Todo ello evitando que me detectaran, por supuesto. Cualquier error, cualquier desliz, podría suponer el final de mi historia, de mi misión, y, quizás, de los restos de la humanidad.

Porque mi enemigo no era humano.

No, me enfrentaba a algo mucho más temible que una persona. Me enfrentaba a las máquinas, poderosos artilugios hechos de plástico y metal, alimentados por la corriente eléctrica que circulaba por sus arterias artificiales y mantenía sus cerebros en funcionamiento.

Malditos sean los que pensaron que sería una buena idea. Malditos sean, todos ellos, su obra, su memoria, todo. Me encargaría personalmente de que sufrieran el más cruel de los destinos si no fuera porque sus propias creaciones habían acabado con ellos.

Décadas atrás, antes incluso de que yo naciera, la ciencia estaba en su apogeo. La humanidad se estaba aproximando a la singularidad tecnológica, al mundo en el que las máquinas y la inteligencia artificial ocuparían sus antiguos nichos. No habría más gente en túneles dentro de minas que podrían desplomarse, ni más gente partiéndose el espinazo en el campo. Ni siquiera habría gente encargándose de la burocracia. La humanidad iba a vivir una nueva edad dorada.

Y entonces alguien pensó en que las máquinas podrían ocupar posiciones más elevadas. Como diseñar y programar otras máquinas, influir en políticas gubernamentales, y, quizás, sólo quizás, proteger y mejorar a la especie humana.

El breve estallido de ira acalló los sollozos de mi cuerpo, espoleándome para llegar antes a mi objetivo y terminar mi misión. Delante de mí quedaba un último pasillo, tenuemente iluminado con pequeñas bombillas, reliquias de un pasado en el que el edificio había pertenecido a los seres humanos, y no a máquinas que no necesitaban luz ni ojos para encontrarme y liquidarme.

Al final de ese pasillo estaba la cámara de los cautivos, el resultado final de la locura de antaño. El cerebro más inteligente que jamás había horadado el planeta, F.I.R.E., había llegado a la conclusión de que el colapso evolutivo era una amenaza para la humanidad, y, siguiendo su lógica retorcida, había decidido devolvernos el favor que le había permitido llegar a ese punto.

Los hombres crearon y mejoraron a F.I.R.E., así que F.I.R.E. haría lo mismo por ellos.

Los especímenes inferiores fueron exterminados sistemáticamente. No era una tarea difícil para una máquina sin emociones. Fue eficaz, cruelmente eficaz, avanzando con la voluntad de hierro que sólo los amasijos de circuitos y chips pueden tener. No había forma de detener a las máquinas, no cuando éstas controlaban todos los aspectos de nuestras vidas. Ancianos, mujeres, niños, la inteligencia artificial no hacía separaciones. El único criterio importante era su valor genético para la humanidad, y si F.I.R.E. daba una respuesta negativa… Bueno, todas nuestras armas estaban a su disposición.

Los mejores de entre los mejores tuvieron más suerte. ¿Suerte? Sí, supongo que podría describirlo de esa forma. No murieron. No, eran demasiado valiosos para desaparecer. F.I.R.E. los capturó y los encerró en cámaras donde dormirían, eternamente, hasta que las máquinas completasen sus experimentos y el potencial genético de la humanidad alcanzara un nuevo cénit.

Y aquí estaba yo, el infeliz, el soñador ignorante, que había aceptado la misión de llegar hasta el corazón de una de esas prisiones para liberar a sus cautivos. Mis piernas protestaron cuando las hice cruzar el arco de entrada a la cámara, llena de cápsulas de criogenización en las que mantenían a los cautivos.

Caí.

Mi cuerpo se estrelló contra el duro suelo de la cámara. Un dolor sordo en mi hombro izquierdo me hizo levantar una mano, temblando con el miedo de lo que podría encontrar.

Incluso a oscuras, supe que era sangre. Húmeda y viscosa, caliente, y, no podía verlo, pero estaba seguro de que roja. Me permití una carcajada seca con la ironía de la situación. Derribado a unos metros de mi meta, mientras el dolor de mi hombro y la sangre que fluía de ella me recordaban que era humano.

No, maldita sea, ¡no!

No iba a permitir que todo acabara así. No me habían encontrado, todavía no. Me había disparado un sistema de defensa autónomo, pero me quedaban unos minutos muy valiosos hasta que el resto de las máquinas recibiera la información, se pusiera en movimiento y me alcanzara.

Usé mi brazo sano para levantarme y arrastré mis piernas hacia una de las cápsulas, cualquiera de ellas. Noté un segundo proyectil impactando contra mi cuerpo, arrastrando pedazos de carne con él. No me importaba. Sólo tenía que seguir adelante, fijar los ojos en las cápsulas que tenía frente a mí y liberarlos. Carne, entrañas, vasos. Como queráis. Podéis romper cada una de las partes de mi cuerpo, cada uno de mis huesos y ligamentos, pero no podréis evitar que complete mi misión.

Mi mano se apoyó en el panel de control de la cápsula más cercana.

X-379.

Un modelo arcaico, que tenía controles manuales junto a los electrónicos.

- Al menos… Al menos haré algo bien…- mascullé.

Mis dedos teclearon la secuencia de emergencia. El cautivo despertaría, y mi misión no sería un fracaso absoluto. Sonreí y me dejé caer contra la cápsula, envuelto en el tierno abrazo de la oscuridad, acompañado del susurro de las máquinas que se dirigían a la cámara para rematarme.

- Al menos haré algo bien…

Ha quedado bastante más largo de lo previsto. Y decidí escribir todo en pasado, porque es imposible narrar en presente.

“Pero tito silva, esta historia sólo era un guión.”

Entonces escribe un guión esquemático, no un intento de prosa.

- El tito silva, maldición viviente, azote de... Todo el mundo en general. Hay quien dice que hay otros como yo, pero no confiéis en imitaciones. Si recibís un azote, que sea del látigo del tito silva. 100% original.
avatar
silvanash
Aventurero
Aventurero

0/3

Créditos 1627

Gracias : 229

Volver arriba Ir abajo

Re: El despertar.

Mensaje por Ociier15 el 2017-09-04, 18:53

@silvanash , no sé que decir. ES JODIDAMENTE HERMOSO. Lo que escribí arriba no se compara ni un poco a tu mejora. (Aunque en tu versión se cambian un poco los hechos, supongo que es para bien). Si me das tu permiso, pondré tu versión en el tema principal (aunque sea alternativa).
Realmente le pondré más ganas al siguiente capítulo y tomaré en cuenta tu consejo de no cambiar los tiempos verbales. Para el capítulo creí que sería necesario y no me di cuenta de que su lectura sería complicada.
Y no. No era un guión en si. Realmente quise escribir prosa. Supongo que me apuré en escribirlo, el siguiente capítulo intentaré hacerlo con más detalles. Espero ir mejorando en la escritura.

-Ociier15, Guardián de los valles verdes y el río de la Mano.
avatar
Ociier15
Iniciado
Iniciado

0/3

Créditos 29

Gracias : 5

Volver arriba Ir abajo

Re: El despertar.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.