Mundo Maker
¡Bienvenid@ a Mundo Maker!

¿Quieres aprender todo sobre el RPG Maker?



Regístrate y forma parte de Mundo Maker.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Temas importantes
----------------------------------------
Páginas con recursos RPG Maker
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
Afiliados
Estadísticas
Tenemos 3821 miembros registrados.
El último usuario registrado es MikeWasauski.

Nuestros miembros han publicado un total de 86310 mensajes en 12305 argumentos.

Los guardianes: En el tiempo del imperio sacro

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los guardianes: En el tiempo del imperio sacro

Mensaje por El fénix de fuego azul el 2017-07-31, 05:22

Prologo: Los guardianes.

No se sabe en qué época de la humanidad se fundó el grupo de los 13 guardianes, hay muchas confusiones y el grupo se funde con varias leyendas y mitologías.

---Imperio Romano—

Los guardianes, nacieron en la época de una Roma en expansión, su idealizador y fundador, fue el entonces dictador Gaius Luilus Caesar, que eligió entre gladiadores y legionarios del gran ejercito romano, a los treces mejores guerreros, estas personas, debería mostrar una lealtad al imperio romano, protegerlo de todo mal y también defenderlo de seres sobrenaturales y mágico, la razón fue que en el pasado del dictador romano, este se topó con un ente sobrenatural y muy fuerte, que pudo vencer con mucho esfuerzo, no importaba si eran nacido adentro de Roma o de ciudades conquistadas por el imperio o incluso podían ser bárbaros, adoradores de viejos dioses celtas o de dioses guerreros como los nórdicos, estos si demostraban ser fuerte y resistir a los entes sobrenaturales, eran permitido en el secreto grupos de los 13 guerreros. Los guardianes, al momento de retirarse de la orden pasaba el manto a su discípulo que era el más apto para remplazarlo,  por eso a parte de los 13, se contaba en el grupo a los discípulos de los treces, dos por cada miembro.  

A la muerte del dictador Caesar, su hijo adoptivo Gaius Octavius Turinus, heredo el liderazgo de la orden. Cuando Gaius Octavio, se convirtió en el  primer emperador de Roma y paso a llamarse Augusto, el grupo tomo una gran importancia en la corte del emperador, además el grupo paso hacer liderado directamente por el mismísimo emperador de Roma, después de la muerte del gran primer emperador, el grupo fue heredado por el siguiente emperador y así sucesivamente.

Fue con el emperador  Flavio Valerio Aurelio Constantino, que incluyeron cristiano en sus filas, religión que antiguamente no era permitida en el circuló, pero fue con el último emperador de la Roma unificada, Teodosio, que excluyeron a los paganos.

Al dividirse el imperio Romano, los 13 guardianes, decidieron ser le fiel al imperio occidental, esto duro hasta que el ultimo emperador romano, fue asesinado, esto hizo que Roma cayese y los guardianes, no tuviesen un líder - gobernador.
---Medievo---

Por unos años el grupo de los 13, estuvieron al servicio de lapa, que lo uso, para matar a grupos paganos y a hereje, con la excusa,  que estaban invocando a algo sobrenatural.

Fue cuando Pepino el breve, se hizo nombra rey, derrocando a las dinastía Merovingia, que el grupo, se traspaso como un regalo del papa al reciente rey de los francos. Pepino el breve, utilizo al grupo para sacar con las fuerzas sobrenaturales que amenazaba su reino, como hombres lobos, vampiros y otros grandes y verdaderos poderes.

---Imperio Carolingio---

Cuando el sucesor de Pepino el breve, Carlomagno, se convirtió en el rey de los francos, heredo el liderazgo del grupo, pero como él estaba ocupado por su expansión de su imperio, nombro un heraldo que le representase y liderase el grupo, mientras él se concentraba sus campañas militares,, además le dio al grupo total libertad de decisiones, entonces el grupo volvió a sus costumbres antiguas, en aceptar paganos y también a mujeres, en esta época que comienza la historia.
En algún bosque de la Europa medieval, se veía un  grupo de 13 personas, las cuales entraron a una fortificación romana abandona.

—Ya veo, así que este lugar, fue donde nuestros antecesores encerraron a Aini—unos de los encapuchados, de túnica de color azul, se agacho y paso su mano por encima del suelo—se siente que algo hay aquí, como si fuese algo espiritual.
— ¿Cómo sabremos, si es el demonio Aini, puede ser otro ser?—un sujeto de túnica naranja, se acercó al de túnica azul, entonces comento observando a otro hombre de túnica roja—Oye, me acuerdo que uno de tu discípulo es una bruja blanca, además puede ver objetos inmateriales, con esa cosa que llama el ojo de Horus, ¿sabes cuándo llegara?.
—Mis discípulos, ya llegaran  junto con los discípulos de ustedes—le contesto el encapuchado de túnica roja—Y por Odín, no me gustaría que ella te escuchase llamarla bruja, se molesta mucho cuando la llaman bruja.

Pasado un rato llegaron a la fortaleza romana, un grupo mayor de jóvenes, entre estos se encontraba una chica, que parecía tener unos 16 años de edad,  tez morena, cuerpo esbelto y cintura curvilínea, ojos azules, pelo negro que le llegaba hasta la barbilla, cubría sus orejas y le cubría la mitad de su frente, una bandana de color amarillo dorado que tenía en la frente, vestía con una túnica blanca que dejaba descubierto sus hombros, en los cuales tenía tatuajes, en el izquierdo tenía tatuada la cruz Egipto y en el derecho el ojo de Horus, sandalias de cuero, en cada muñeca llevaba unos brazaletes dorados, los cuales también los llevaba en cada tobillo y en su cuello portaba un colgante con el símbolo de del ojo de Horus, al lado de ella, se encontraba un chico pelirrojo, su pelo era corto, de tez blanca, ojos verdes oscuros, de cuerpo delgado, vestido con una camisa blanca, unos pantalones negros de cuero, zapatos negros y guantes blancos, llevaba en su cintura una espada ropera.

—Al fin llegaron chicos—el hombre de túnica roja, se acercó a los chicos con una sonrisa.
—Estamos a sus órdenes, maestros—los dos chicos, hicieron una reverencia.
—He chica, pude usar tu extraña magia, para ver lo que hay en ese lugar—el hombre de la túnica naranja.

La joven, miro algo molesta al hombre de la túnica, ella odiaba que llamase a la intervención divina que sus dioses realizaban a través de ella, unas de las pocas sacerdotisas que quedaban de los antiguos dioses egipcios.

—Erick, ya deja—el maestro de la chica morena, miro a su compañero y luego miro a su discípula—Pero él tiene razón, hay algo inmaterial/ espiritual, en este sitio, queremos saber que es, ¿puedes hacerlo, Talibah?
—Claro, maestro—la joven Talibah, le sonrío a su maestro y le dijo—Si usted lo pide, todo está bien.

La joven Talibah, cerro sus ojos, elevo sus mano y empezó una oración en el idioma que se hablaba en el Egipto antiguo, el viento cambio se hizo un poco más fuerte de lo común, los árboles se balanceaba y los halcones, empezaron muy pronto a volar, el colgante que tenía la joven sacerdotisa, empezó a brillar, cuando se terminó la oración todo se calmó y la morena, abrió sus ojos. Los presentes, observaron que los ojo izquierdo brillo más que el derecho.

— ¿Qué es eso?—Talibah, retrocedió asustada y casi cayó al suelo, pero fue detenida por el joven pelirrojo—Esa criatura, encarcelada, es muy siniestra, tiene una fuerte energía, una gran oscuridad y maldad, fluye atreves de él, odio, venganza, ¿Qué tipo de criatura, es esa?
—Es un demonio, con el nombre de Aini—contesto el encapuchado de color rojo y agrego—Fue encerrado por nuestro predecesores, en los tiempos en que el emperador Augusto, era el líder de esta organización.
— ¿Qué hacemos, aquí?—pregunto el joven pelirrojo, que levanto a su compañera.
Los encapuchados, empezaron a explicar a los chicos, sobre lo que sucedía, empezaron hablarle sobre que esa noche, se suponía que vendrían varios siervos de Aini, para rescatarlo y que sería una gran cantidad, un ejército, una legión demonios, así que no sabían si iban a logran mantener encerrado a Aini, pero que trataría de dejarlo en ese lugar, pero si fuese liberado utilizaría su última arma el grial.

— ¿El grial?— el pelirrojo, estaba sorprendido y agrego—Pero, eso sería peligroso.
— ¿Grial?—Talibah, miro al pelirrojo, con cara de pregunta— ¿Qué es el cáliz, Alessandro?
—Verdad, tú te uniste hace poco—Alessandro, miro a su compañera egipcia y le explico—El grial, es un cáliz de madera, un arma poderosa, que no se sabe cuándo fue creada, pero fue descubierta en una abadía abandonada en Canterbury, un bonito lugar, talvez algún pueda llevarte allí…mejor sigamos la explicación, puede parar a cualquier poder sobrenatural, convirtiéndolo en piedra, pero con el sacrificio del portador.  

Talibah, al escuchar la explicación de Alessandro, trago saliva, nunca se había imaginado escuchar de un arma tan simple, pero a la vez tan poderosa.

—Bien, tenemos que poner tiendas aquí—ordenó un encapuchado de color gris y agrego—Esta noche será muy larga, la noche más oscura del invierno.
—Como usted lo dice, no es muy buen presagio—comento unos de los tantos discípulos.

Los chicos, se encargaron de poner sus tiendas, al igual que las tiendas de sus maestros, cuando terminaron hacer ese deber, los presentes se estaban preparando para la gran batalla. Alessandro, practicaba con su espada, mientras que Talibah, estaba rezando a sus dioses, había aprendido incienso y lo delante de ella y estaba arrodillada, con sus manos extendida y rezando una oración en el idioma de sus antepasados.

—Vaya, es bueno tener a otros dioses apoyándonos, aparte del nuestro—Alessandro, interrumpió la sesión de rezo de su compañera.
— ¿Qué quieres, Alessandro?—Talibah, miro a su compañero.
—Necesito a alguien, para practicar con la espada, y ya que eres mi compañera y aunque eres la más joven de nosotros y la más reciente, extrañamente te conozco más a ti que a ellos, así que practiquemos—Alessandro, le sonrío a Talibah.

La morena, miro a su compañero,  aunque lo había conocido hace muy poco, la sacerdotisa, había forjado una extraña amistad con aquel joven de tierras extrañas, como si fuesen conocidos desde su nacimiento.

—No me conoces lo suficiente—la morena, miro al italiano y agrego—Además no soy adepta a las espadas.
—Tranquila, ya sé que no eres una espadachín, pero yo te puedo enseñar—Alessandro, le dijo a la chica y agrego sacando una espada de acero—Además, ya tome la espada de alguien  
—Robaste una espada—Talibah, miro sorprendida a su amigo y sonrío —Bien, creo que sería bueno hacer algo de ejercicios.

La morena, se levantó y se puso al frente de su amigo.

—Toma—Alessandro, le entrego la espada de acero a su compañera egipcia y agrego—ponte en guardia, fíjate en mis pies.

El joven italiano, se puso en posición de guardia, la chica, imito a Alessandro,

—Esta espada es algo pesada—se permitió pensar la joven Talibah— ¿Acaso la espadas de estas tierras, son así de pesadas?, pero como dice mi madre, es bueno tener diferentes experiencias.  

Ambos chicos, empezaron practicar con la espada.


Última edición por El fénix de fuego azul el 2017-08-02, 17:36, editado 1 vez
avatar
El fénix de fuego azul
Iniciado
Iniciado

0/3

Créditos 31

Gracias : 5

Volver arriba Ir abajo

Re: Los guardianes: En el tiempo del imperio sacro

Mensaje por El fénix de fuego azul el 2017-08-02, 17:25

Nota del autor: Buenas, aquí esta otro capítulo de los guardianes, para empezar después de tanto pensarlo, lo dividiré en dos partes, la primera parte contara con X capítulos, y se desarrollaran en el imperio de Carlo Magno, eso permitirá que los personajes, tenga más aventuras en esta edad y profundizar un poco más en los personajes, la siguiente parte se desarrollara en la actualidad, con los dos personajes principales de la primera parte, así cambia un poco el nombre de esta historia.

1.- Los guardianes: En tiempo del imperio sacro.

La segunda parte se llamaría.

2.- Los guardianes: Los héroes olvidados del pasado.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Prologo acto 2: Los aires del cambio.

Alessandro, estaba teniendo un duelo de práctica con la egipcia Talibah, a pesar de que Alessandro, tenía una gran ventaja por su experiencia con la espada a diferencia de su compañera, la cual no había tenido instrucción con la espada, ya que ella se había enfocado en el lado más espiritual y en la conexión con sus dioses, la egipcia estaba dando una buena pelea al italiano.

—Para ser novata, te manejas bien, amiga—Alessandro, choco la espada contra la de su amiga y la observo—Pensaba que no tenía mucha experiencia.
—Mi padre y mi hermano, son guardianes del templo, era obvio que yo observase como practicaba con la kopis—la joven Talibah, sonrío detrás de su espada y agrego— Yo los observaba, cuando era niña y practicaba con mi madre.
— ¿Kopis?, ¿aún se usa esas espadas?—bromeo Alessandro y agrego—Entonces, pudiste ser una buena espadachín, pero creo que no sabes todos los trucos.

Alessandro, dejo de hacer fuerza contra el arma de su amiga, se agacho y utilizo su pie derecho para desequilibrar a la morena, la cual cayó al suelo, el joven Alessandro, le ofreció su mano a la morena, .

—Debo de anotar ese truco—Talibah, tomo la mano de su amigo, se levantó y se sacudió su túnica—Ciertamente, aun me falta mucho en lo que se refiere a ataques ofensivo.
—Subráyalo, con mucha tinta—comento Alessandro, que revolvió el pelo de su amiga y agrego—Sabes, algún día deberíamos ir a Toledo, hace muy buenas espadas, aunque es mejor la de Florencia.
— No sería tan mala idea, el mundo es grande—la morena, miro el manto estrellado—Tan grande como el manto de la noche.

Mientras los chicos conversaban en una de la tienda más grande, se encontraban los trece, que estaban reunidos alrededor una mesa de madera, la cual tenía encima varios pergaminos, conversando sobre el plan que debería llevar acabo, cuando llegasen sus oponentes.

— ¿Están seguro, que hoy es el día en que los enemigos de Dios, vendrán a liberar a uno de sus señores?—un encapuchado de túnica dorada, apoyo sus manos sobre las mesas.
—Hoy es la noche de walpurgis—el encapuchado rojo, le contestó a la pregunta y agrego—Ya sabes, la vista y los poderes de Dios, son debilitado y el mal es más fuerte, es el momento perfecto de la liberación de Aini.
—Verdad, se me olvida la noche de las brujas—el tipo de la túnica blanca, observo un pergamino y agrego—No me gustaría usar el poder del grial.

Los tipos, estuvieron discutiendo como empezar y después de una larga discusión, decidieron que era bueno crear un escudo que no permitiese entrar a los demonios.

—Necesitamos, energía espiritual, para crear un escudo—el hombre de la capucha azul, comento.
—Tenemos a tres usuarios de energía espiritual, el budista de asía oriental, Prajna, una novicia de la cathédrale Notre Dame de nombre Mishell y…mi discípula, la sacerdotisa del ultimo templo a los antiguos dioses egipcios, Talibah— el encapuchado rojo, miro a sus compañeros de grupo y agrego—Mi discípulo principal, será el guarda del portón que realizaremos con los tres usuarios.
El maestro de capucha roja, estaba hablando con sus discípulos, sobre el plan que se tenía para retener a los demonios hasta el amanecer.

—Ya veo, entonces necesita la ayuda de Talibah—Alessandro, se entrecruzo sus manos y miro a su maestro—Es algo peligroso, esa cantidad de energía espiritual.
—Alessandro, eres amable en preocuparse por mí, pero puedo hacer esa tarea—La egipcia, miro con una cara sería a su compañero y agrego—Además aparte de mí, habrán dos usuarios de energía espiritual y tu estarás como guarda.
—Entonces, está bien—El encapuchado rojo, miro a sus discípulo y le entrego a la egipcia una llave—Talibah y Alessandro, vayan a la entrada de la fortaleza y esperen a los demás usuarios, esta llave es un amplificador y ayudaran al crear el porto.

Ambos discípulos, hicieron una reverencia para despedirse de su maestro. Los dos jóvenes, se encaminaron hacía el portón.

Los dos chicos, llegaron a la fortaleza y estuvieron esperando.

—Alessandro, ciento algo extraño en el aire—la morena, se apoyó en una pared y miro a su amigo—Es como si el mal no estuviese solo en el exterior, si no también en el interior.
— ¿Una traición?—Alessandro, miro sorprendido y dudoso a la joven egipcia y pregunto— ¿Cómo sientes eso?
—Es solo un presentimiento—la chica, miro a su amigo y se rasco su cabeza—Supongo, que pienso demasiado.

Alessandro, iba a decir algo, pero fue interrumpido por unos paso que venían hacía ellos, los chicos observaron que los dueños de esos pasos, eran dos chicos de talvez unos 20 a 18 años de edad, uno era un chico de piel media morena, cuerpo delgado, cabeza afeitada, ojos azules, rostro delgado, vestido con un simple manto sucio y teñido de amarillo y unas sandalias de cuero.

—Sumyá nango—saludo con una reverencia un joven sonriente.

Al lado del joven del manto harapiento, se encontraba una joven, de tez blanca, cuerpo esbelto, ojos castaño oscuro, su pelo de color rubio y tenía amarrado como una trenza, su cara era angelical y vestía con una cofia azul, un hábito de color azul, además de unos zapatos negros, lleva un colgante de cruz dorada y una biblia en sus manos.

—bonum nocte, chicos—saludo la novicia a los dos jóvenes—Veo que ustedes son los discípulos del señor Basilio, el joven Alessandro y la chica Talibah.
—Bonum nocte, ha ustedes también—Alessandro, le respondió el saludo.
— Wentu bikheir—le respondió la morena a los chicos.

Después de las reverencias, las dadas de manos, los besos a las manos y a las mejillas, los chicos empezaron a conversar sobre el plan.

—Así que es ese el plan—sonrío la joven Talibah y agrego—Es un poco arriesgado, pero me gusta la idea.
— ¿Están preparados?—Alessandro, observo a los usuarios de la energía espiritual—Tengo entendido que deben de ser algunas ceremonias, lijada a sus dioses y a Dios, para esto.

Los tres chicos, afirmaron a la pregunta del italiano.

—Bien, hay que ordenarlo, debemos formar un triángulo— Mishell, ordeno a los dos chicos—Prajna, tú tiene una mayor energía espiritual, así que te pondrás en la puerta de la fortaleza, Talibah, tú eres el lado izquierdo del triángulo y yo el derecho.
—Bien—Prajna y Talibah, afirmaron y se pusieron en su posición.
—Alessandro, confió que logre ser un buen guardián— La morena, le dijo a su amigo y agrego—Acuérdate que debes estar atento y proteger el campo de energía, durante dos horas y media.

Alessandro, le respondió a la morena con un “Si, mantente tranquila, sean 100 o sean 1000, ningún demonio pasara sobre mí”, la egipcia, se sintió aliviada al oír la afirmación de su amigo.

Los usuarios de energía espiritual, se pusieron en sus posiciones y levantaron al mismo tiempo sus llaves, las cuales emitieron una luz blanca y brillante, la cual se elevó hacía los cielos y se juntaron, para cubrir la fortaleza con una pared invisible. El italiano, se sorprendió de la luz que emitieron las llaves.

—Interesante—se permitió pensar el joven Alessandro.

La luz, también llamo la atención de los 13 guardianes, los cuales observaban el proceso desde afuera de sus tiendas.

—Espero, que sirva y que no haya que lamentar perdidas humanas—El encapuchado blanco, observo el cielo.

Durante una media hora, los usuarios se mantuvieron en su posición para mantener el campo de energía, mientras que Alessandro, estaba observando atento al entorno

—Se ve tranquilo—se permitió pensar Alessandro, entonces escucho unas fuertes pisadas—Ya están aquí.

Unos extraños seres grotescos, con alas, garras, ojos rojos, y de gran tamaño, salieron del bosque.

—Con que aquí están, ya se había demorado—sonrío Alessandro, que se puso serio y estuvo preparándose para el ataque de sus enemigos—No pasaran.

Los demonios al ver a Alessandro, empezaron a atacar a Alessandro, que se defendió con su espada, el primer enemigo utilizo su garras para atacar al guardián, pero el italiano, bloqueo el ataque y con rapidez salto hacia atrás empuñando su espada atravesó con ella, a su enemigo, que estallo por el ataque de la espada.

—Uno menos—se dijo el joven Alessandro y agrego—Voy por los otros.

Talibah, escucho la pelea que sostenía su amigo contra los demonios, pero ella sabía que no podía ayudar al italiano, ya que eso destruiría la fortaleza espiritual.

—Aguanta, Alessandro—se permitio pensar la morena.

La lucha estaba en pleno desarrollo, las criaturas que llamaban demonios, seguían atacando a Alessandro, que se defendía con su espada, ya llevaba unos cuantos demonios, cuando estos se replegaron, sorprendiendo al italiano.

—Parece que se cansaron—el italiano, bajo su espada y luego se permitió pensar—No es eso, hay algo mucho más grande acercándose.

Alessandro, de nuevo se puso en posición de ataque, algo nervioso y esperando el gran ataque de su enemigo. Del bosque salió un demonio de dos metros, mucho más grandes que los otros demonios anteriores, de piel roja, grandes alas, ojos negros, cuernos largos.

—Este es un gran demonio—se permitió pensar el italiano—No debo tener miedo, el emperador Carlo Magno, se quitó su miedo para forma el sacro imperio romano.





avatar
El fénix de fuego azul
Iniciado
Iniciado

0/3

Créditos 31

Gracias : 5

Volver arriba Ir abajo

Re: Los guardianes: En el tiempo del imperio sacro

Mensaje por Tha_Borza el 2017-08-14, 15:49

La historia tiene un contenido ciertamente interesante, atravesando varias épocas datando a la orden de cierta antigüedad y renombre. Veo una gran cantidad de direcciones para donde la historia podría llegar a enfilar, imaginación ciertamente no te hace falta. Casi muero al leer de el rey "Pepino el breve" (Es Pipino, pero bueno JAJAJA), fue un momento inesperadamente cómico.

Ahora vamos con los problemas que encuentro en este trabajo, muchos de los cuales se evidencian ya desde el primer parrafo:
@El fénix de fuego azul escribió:Prologo: Los guardianes.
Los guardianes, nacieron en la época de una Roma en expansión, su idealizador y fundador, fue el entonces dictador Gaius Luilus Caesar, que eligió entre gladiadores y legionarios del gran ejercito romano, a los treces mejores guerreros, estas personas, debería mostrar una lealtad al imperio romano, protegerlo de todo mal y también defenderlo de seres sobrenaturales y mágico, la razón fue que en el pasado del dictador romano, este se topó con un ente sobrenatural y muy fuerte, que pudo vencer con mucho esfuerzo, no importaba si eran nacido adentro de Roma o de ciudades conquistadas por el imperio o incluso podían ser bárbaros, adoradores de viejos dioses celtas o de dioses guerreros como los nórdicos, estos si demostraban ser fuerte y resistir a los entes sobrenaturales, eran permitido en el secreto grupos de los 13 guerreros. Los guardianes, al momento de retirarse de la orden pasaba el manto a su discípulo que era el más apto para remplazarlo,  por eso a parte de los 13, se contaba en el grupo a los discípulos de los treces, dos por cada miembro.  




Trabajemos un poco con este primer párrafo que rápidamente se torna incomodo de leer y eso es algo peligroso considerando que es el inicio de un texto relativamente extenso (Para los estandares de Internet). A no ser que alguien decididamente quiera leer tu historia, vas a perder a muchos potenciales lectores.
Los guardianes,1 nacieron en la época de una Roma en expansión,2 su idealizador y fundador, fue el entonces dictador Gaius Luilus Caesar, que3 eligió entre gladiadores y legionarios del gran ejercito romano,4 a los treces mejores guerreros,5 estas personas,6 debería mostrar una7 lealtad al imperio romano, protegerlo de todo mal y también defenderlo de seres sobrenaturales y mágico8, la razón fue que en el pasado del dictador romano, este se topó con un ente sobrenatural y muy fuerte, que pudo vencer con mucho esfuerzo,9 no importaba si eran nacido adentro de Roma o de ciudades conquistadas por el imperio o incluso podían ser bárbaros, adoradores de viejos dioses celtas o de dioses guerreros como los nórdicos, estos10 si demostraban ser fuerte y resistir a los entes sobrenaturales, eran permitido en el secreto grupos de los 13 guerreros.

1: Coma de mas. Interrumpe el flujo de la oración injustificadamente.
2: Aca hay un tema de orden. Si queres poner la aclaración "su idealizador y fundador" deberías especificar el quien antes del mismo.
3: Quien, no que. Estamos hablando de lo que hizo Gaius Luilus Caesar.
4: Lo mismo que el punto 1. Si se quisiera poner una pausa acá se podría poner algo así como "eligió entre gladiadores y legionarios del gran ejercito romano a sus campeones, los trece mejores guerreros". Allí la coma esta sirviendo para separar una idea, una pausa para especificar lo que refiere con campeones.
5: Va un punto. Se cerro una primera idea y ahora se abre otra. Ademas se abre con un "Estas personas" refiriendo tácitamente a los guardianes y separando las dos oraciones desde el uso de las palabras mismas.
6: Lo mismo que el punto 1.
7: Deberían mostrar lealtad, no "una". Tienen que mostrar lealtad con un organismo único, no hay que especificar que es una su lealtad. Distinto seria que para formar parte del grupo tuvieran que tener lealtad con una de las familias de poder romana. Allí si estaría bien colocar "una lealtad" porque refiere a "al menos una". Hay una cantidad especifica involucrada.
8: "protegerlo de todo mal y también defenderlo de seres sobrenaturales y mágico" suena un poco redundante. Si lo protegen de todo mal, eso incluye amenazas de seres sobrenaturales y mágicas. Ademas ¿Que quiere decir protegerlo de todo mal? ¿Los guardianes luchan en guerras contra humanos también?. A su vez, acá va un punto.
9: La backstory que justifica su creación esta de mas, al menos en este punto del párrafo. Si se quisiera explicar debería ponerse al principio, donde se nombra al fundador de la orden. De mantenerlo en el párrafo, acá va un punto.
10: No hace falta poner estos, si aca va un punto.

El párrafo con los detalles aplicados (+ Alguna que otra corrección extra, sinónimos y demás):
Los guardianes nacieron en la época de una Roma en expansión gobernada por el entonces dictador Gaius Luilus Caesar, idealizador y fundador de la orden, quien eligió entre gladiadores y legionarios del gran ejercito romano a los trece mejores guerreros. Estas personas deberían mostrar lealtad al imperio y protegerlo de todo mal, incluyendo de la posible amenaza de seres sobrenaturales y mágicos. No importaba si eran nacidos dentro de Roma o de ciudades conquistadas, pudiendo incluso ser bárbaros, adoradores de ancestrales dioses celtas o de dioses guerreros como los nórdicos. Si demostraban ser fuertes y resistir a los entes sobrenaturales, eran permitidos en el secreto grupos de los 13 guerreros.

Algunas cosas pueden ser consideradas cuestiones de estilo personal, pero en su mayor parte (sobre todo el uso de las comas) son errores se mire por donde se mire. Es cuestión de practica, mi madre también escribe así y no se como hacerle entender que el poner comas de mas no hace que el texto quede mejor, sino que todo lo contrario. Es importante también remarcar el uso de los puntos, hay que saber cuando detener una oración y cuando prolongarla. Dicen que para saber cual es el tamaño ideal de estas deben leerse en voz alta, para cerciorase de que uno tiene aire suficiente para recorrerla en su totalidad. Si una oración esta durando mas de dos renglones es muy probable que estemos ante un problema.

Siguiendo con el tema de un principio,
Arrancas con la siguiente oración:
@El fénix de fuego azul escribió:No se sabe en qué época de la humanidad se fundó el grupo de los 13 guardianes, hay muchas confusiones y el grupo se funde con varias leyendas y mitologías.




Que contradecís inmediatamente después no solo especificando la época en la que se crearon ("nacieron en la época de una Roma en expansión durante el gobierno de Gaius") sino que realizando una larga serie de aclaraciones sobre su historia y funcionamiento interno de la orden a lo largo de varios siglos. Smile
Tenes que mantener una cierta coherencia narrativa a lo largo de tu texto. Dicho sea de paso (Y esto si aclaro que es una apreciación personal mas referente al estilo de cada uno), no soy muy fanático de un inicio enciclopédico que explique en detalle la historia y funcionamiento detrás del grupo a quien voy a acompañar en estas aventuras literarias. Esta data debería encontrarse implícita en el texto per se (Heck, Talibah es una novata en la orden, es una excusa perfecta para que ella sea los ojos del lector y aprenda junto con el de los secretos del grupo). Le estas dando al lector demasiada información de un tirón, la cual se va a olvidar a las pocas paginas porque no tiene una implicación directa con lo que esta ocurriendo ¿Porque no tener aprendices que discriminen a Talibah por ser parte de la religión pagana en lugar de decir que hasta hace poco no eran aceptados en lugar de contarlo al principio (Tuviste un primer acercamiento a esto con uno de los guerreros llamándola bruja sin intención de agredirla pero mas por trasfondo cultural)? Show don't tell.

Algo que me gusto bastante es la caracterización de Talibah. Le dedicaste un interesante párrafo bastante descriptivo, es una niña ciertamente decorada. El único problema que encuentro con esto es que es la única que describiste. Es evidente que ella sera la protagonista porque le estas haciendo especial foco, eso esta bien, sin embargo no hay que descuidar a los demás personajes. Los guerreros, los poderosos que se vienen introduciendo desde el primer párrafo con su antigua historia que data desde siglos y que, si alguien comenzó a leer la historia y se quedo leyéndola es porque estos sujetos le llamaron la atención, se limitan a "tipo de túnica roja" y "tipo de túnica naranja". Quiza este problema seria menos evidente si la descripción de Talibah se desglosara a lo largo de varios capítulos y no ocurriese repentinamente.

Hay otros problemas mas específicos pero creo que te voy a saturar si me pongo a analizar párrafo por párrafo. Espero haberte dado que pensar y reconsiderar.
¡Que siga fluyendo esa tinta!

Saludos del Tio Borza Warrior
avatar
Tha_Borza
Iniciado
Iniciado

0/3

Créditos 31

Gracias : 4

Volver arriba Ir abajo

Re: Los guardianes: En el tiempo del imperio sacro

Mensaje por El fénix de fuego azul el 2017-09-03, 01:23

Judas


Cuando el fundador del cristianismo, el hacedor de milagros, Jesús el Nazareno, estuvo en su forma humana, propagando la paz y el amor al prójimo.Eligió entre a todos sus seguidores un séquito de los más fieles, pero uno de ellos lo traición por 30 monedas de oro y fue en ese momento que a los traidores se les dio el nombre de Judas.


—30 moneda de plata, 30 alma me costo hacer un pacto con estos demonios—el pensaba mientras miraba al grupo, en el cual había estado desde hace varios años atrás, ese grupo que estaba empezando a odiar—30 almas de mis ancestros, me cuesta deshacerme de estos idiotas, 30 almas de mis ancestros...mmm, no me importa, daría 100, por acabar con este grupo.


Mientras la joven Talibah, estaba junto con los dos usuarios de energía espiritual. Alessandro, peleaba contra aquella criatura que había aparecido en el bosque. El ser utilizaba sus garras para atacar a su enemigo, el italiano, bloqueaba los ataques del demonio, tratando de no alejarse de su objetivo principal, proteger la fortaleza, proteger a los usuarios.


El ser ataco de nuevo, Alessandro bloqueo el ataque de su oponente, entonces el joven miró que desde el bosque apareció otro demonio, pero este se quedo observando la pelea, como si esperase si turno o mucho peor, estuviese observando para realizar un ataque sorpresa, esto preocupó a Alessandro a tal pu tp que descuido su guardia, esto fue aprovechado por su oponente, que rasguño la cara de Alessandro, esto provocó en el italiano una herida de garra.


—Rayos, me descuide—se dijo Alessandro, volviendo a retroceder y se toco su cara—Esto me dejara marca.


En ese momento el demonio, que observaba desde la distancia, corrió con gran rapidez y le dio un golpe al estómago del italiano, este ataque hizo que Alessander, volase algunos centímetros sobre el suelo y chocase contra una de las paredes de la fortaleza.


—Estas criaturas son fuertes y unos vidaperdurable —Alessandro, se levantó,apoyándose con su espada y volvió a su posición defensiva,—Debo esperar que estos demonios, me vuelva atacar, no me gusta usar esto, pero dado el caso.


Alessadro, con la espada se hizo un corte poco profundo en su mano.


—Se que ella me la va a curar esta herida, después de todo esto—Sonrió Alessandro—Aunque primero, me va reprender.


La sangre, que brotó de la mano del italiano, cruzó el filo de la espada, la cual adquirió un brillo rojizo.


—Estoy preparado, para cualquier cosa—se permitió pensar el joven italiano.


Los demonios, volvieron atacar pero Alessandro, esquivo los ataques y con su espada fue capaz de atravesar el cuello de uno de sus enemigos y luego la cortó como si fuese mantequilla, la cabeza cayó separada de su cuerpo.


—Va uno, falta otro—Alessandro, busco con su mirada a su otro enemigo—¿Donde está?


El enemigo, que había desaparecido de la vista del espadachín, estaba atrás e iba a atacar cuando fue cortado a la mitad por una claymore.


Alessandro, miro atrás suyo y vio que el demonio estaba derrotado por la espada de su maestro.


—Buen corte, pero te falto este—el guardian, enfundó su espada y miró la fortaleza que habían hecho los usuarios de energía —Cada vez, está más sólida.


El guardián, golpeo con su mano la pared.


—fuerte y resistente—el encapuchado, se acercó a su discípulo— al igual que tu, a pesar de para ser débil, te has vuelto mucho más fuertes


Alessandro, agradeció el cumplido de su maestro. El guardián, palmeó el hombro de su discípulo.


—Pero lamentablemente, debo hacer esto—El guardián, saco una daga de su bolsillo y apuñaló a su discípulo, con el arma blanca.


Alessandro, cayó al suelo de rodilla, sorprendido por la acción de su maestro.


—¿m...maestro?—Alessandro, miró con estupor a su mentor .

—disculpa, pero es necesario para mi propósito —El guardián, tomo la espada de Alessandro—por esto te elegí como discípulo, esta espada puede absorber, energía de todo ser, además de eso, la sangre de los demonio, puede corromper esta espada y convertirla en una espada que pueda combatir la energía espiritual, tranquilo Alessandro, esa daga, no está hecha para matar, sino para inmovilizar.


Unos demonios, aparecieron al lado del guardián. El guardián, llamo a unos de esas criatura.


Un pequeño demonio, de cuerpo delgado, de piel rojiza y escamosa, con alas de gargola y garras, se acercó al guardián.


—Estas dispuesto a sacrificarte, por tu señor, demonio —el guardián, miró al demonio pequeño—si estas dispuesto, dame una mano.


El demonio, alzó su mano y el encapuchado, utilizo la espada que había tomado de su discípulo, para hacerle al demonio un pequeño corte en la muñeca, la sangre que fluyó de la herida del demonio, fluyo por la espada y esta obtuvo un brillo rojizo con blanco plateado.


—Vamos a romper esto—El encapuchado, utilizo la espada para hacer un corte en la barrera de energía espiritual.


El corte formado por la espada, hizo que la energía de los tres usuarios, se convirtiese en una en una explosión blanca, que tiro a los usuarios a varios centímetros y la barrera se desvaneció.


—Se que aquí, esta Aini, pero no se si me esta escuchando—el encapuchado, miro el lugar donde estaba encerrado el demonio y luego hablo con uno de su secuaces—Necesito que le digas, que lo liberare, como ha sido acordado.


El secuas, afirmó y se acerco a la jaula.


—Gran señor Aini, este humano nos está ayudando, necesita saber cómo liberarte—el demonio, le hablo a su señor—entiendo.


El demonio le explicó al ex-guardian, que Aini, necesita poseer un cuerpo físico de manera voluntaria, ya que su poder se había mermado, y necesitaba un cuerpo físico para caminar sobre la Tierra.


El guardian, aceptó el trato y siguiendo las instrucciones del demonio, el ex- guardián, se puso frente a la jaula que contenía al señor demonio y recitó unas palabras.


—puedo sentir el poder—exclamó el encapuchado—posee mi cuerpo, que no necesito de la efímera vida humana y después cumple mi deseos.

—El humano, aceptó la possesion, mi señor—el demonio, que hacía de intermediario entre ex-guardián y Aini, le dijo al demonio.


Talibah, abrió sus ojos y observo como su maestro, era posesionado por el demonio Aini, no lo podía creer, su maestro era el traidor, aquel hombre simpático y amable, que había conocido en el templo, la persona que menos esperaba que sea un conspirador y que este departe de las criaturas llamadas demonios.


La egipcia, se levantó con dolor en su cuerpo, debía detener a su ex-maestro. Un demonio, que estaba cerca de Talibah, se dio cuenta de que la egipcia, aun seguía consciente y con un grito, hizo notar esto a sus demás compañeros y a Aini, que ya había posesionado el cuerpo del que fuese un guardián.


—Traedme a la usuaria de energía espiritual—ordenó Aini a uno de los demonios.


Un demonio, tomo a la joven egipcia y la llevó delante de Aini.


—Desde que te observe, me ha interesado—Aini, tomo el mentón de la joven morena—Tu tiene un gran potencial, te gustaría unirte a mi ejercito, ¿que dices, pequeña?, pero debes honrarme como tu lo haces con tus dioses.

—Lo siento, pero tengo a demasiados dioses, que merece mi oraciones, pero un tipo como tu, al cual denominan demonio y con justa razón, nunca recibirá mis oraciones y alabanza y jamás me uniré a tu ejército, seres débil físicamente, pero jamás débil de moral, como aquel que llamaba maestro.


—Entonces morirás—el demonio Aini, estaba furioso, ya que se sentía furioso por el rechazo de la egipcia.


El demonio, estaba preparado para matar a la morena. Alessandro, que observaba sin poder hacer nada por el efecto del inmovilizante, quería ayudar a su amiga y por eso trato de levantarse, pero cada intento que daba, era un dolor y parecía que jamás podía levantarse, entonces sintió una mano en su hombro derecho.


—Guardiana Zafira—Alessandro, miro a una de las personas que estaba encapuchada, la cual tenía la túnica y capucha verde—Van a matar a Talibah.

—Tranquilo, ella no morirá, la chica, es una persona preciada para ellos—le respondió Zafira.


Aini, estaba apunto de matar a la egipcia, pero se detuvo de la acción.


—Ya veo, ella está protegida por aquello seres divinos—Aini, miro a la morena y luego levito en el aire—Nos vamos, suelten a esta sacerdotisa, aun no tengo suficiente poder para luchar contra esos tipos.


Los demonios, soltaron a la morena y se marcharon con su señor.


—Cuando tenga poder, volveré por ustedes y serán los primeros en morir, guardianes—Aini, desapareció junto con sus tropas.


Talibah, cayó inconsciente al suelo.
avatar
El fénix de fuego azul
Iniciado
Iniciado

0/3

Créditos 31

Gracias : 5

Volver arriba Ir abajo

Re: Los guardianes: En el tiempo del imperio sacro

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.