Mundo Maker
¡Bienvenid@ a Mundo Maker!

¿Quieres aprender todo sobre el RPG Maker?



Regístrate y forma parte de Mundo Maker.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Temas importantes
----------------------------------------
Páginas con recursos RPG Maker
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
----------------------------------------
Afiliados
Estadísticas
Tenemos 3762 miembros registrados.
El último usuario registrado es KinGzMC.

Nuestros miembros han publicado un total de 85765 mensajes en 12214 argumentos.

Solenia: Una noche sin luna

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Solenia: Una noche sin luna

Mensaje por Avenger_K el 2016-09-08, 08:37

Bueno, antes de nada tengo que advertirles que no soy muy bueno narrando una historia, de hecho esta es la primera vez hago algo así, de manera seria al menos. A pesar de eso, espero que se entienda y que la lectura resulte medianamente agradable.
Respecto al escrito, pertenece a mi juego Solenia. Pertenece a los eventos ocurridos antes de que empiece la historia del propio juego. Como una especie de prologo. No obstante, aún no se si lo implementare de esta manera o por escenas. Sea como sea, aquí se los dejo, a ver que les parece :)
Una noche sin luna:
Era una noche sumamente oscura. Las nubes negras tapaban la figura de la luna. La lluvia resonaba con fuerza sobre el tejado. El viento golpeaba las ventanas con rabia. Podía sentir el frío de la oscuridad penetrando en mis huesos. Parecía como si todo fuese el prólogo de algo horrible.
No tardé en escuchar un sonido que venía de las escaleras. Era mi madre, quien muy sobresaltada se acercó a mi cama. "Saturia, cariño. ¡Tenemos que irnos!", me dijo. Entonces lo comprendí, todo lo que ellos, e incluso yo misma temíamos, se estaba haciendo realidad.
Preocupada por mi hermana, le pregunté a mi madre donde estaba ella, pero me respondió que estaba bien, que se encontraba con papá. Rápidamente, me puse la capucha y juntas salimos de casa con la intención de huir al bosque para ponernos a salvo. No obstante, las cosas no iban a ser tan fáciles.
Estábamos a medio camino cuando nos atacaron. Pero... había algo extraño, no eran humanos, ni siquiera parecían bestias, era algo que no había visto nunca...
Pero no importaba lo que fueran esas cosas, no iba a dejar que le hicieran nada a mi madre. Por desgracia, me hice una falsa promesa, pues en cuestión de segundos, mis ojos empezaron a nublarse y mis rodillas comenzaron a flaquear, hasta que tocaron el húmedo y fangoso barro provocado por la incesante lluvia.
¿Qué ha pasado? Ni siquiera me han tocado... ¿y ya he caído derrotada? ¿Qué son estas cosas? ¿Acaso son demasiado fuertes o quizá yo soy demasiado débil...? Todos estos pensamientos cruzaban mi mente mientras mi cuerpo se desvanecía... Ahora mi cuerpo no me responde y los ojos me pesan demasiado... ¿Es este el fin...?
Pasó un largo rato antes de que pudiera sentir la lluvia golpeando mi rostro. Poco a poco estaba volviendo en mí. Pero, ¿qué es esto? ¿No estoy herida? Me sentía algo exhausta, pero eso era todo. Aunque con cierto esfuerzo, logré ponerme en pie, solo para ver que ni mi madre ni aquellos extraños seres se encontraban allí. ¿Cuánto tiempo he estado desmayada? Solo deseo que mi madre y Shirley estén bien... Sin pensarlo dos veces, puse rumbo en su búsqueda. Fue entonces, después de caminar durante un rato, pues mi cuerpo aun no me respondía del todo, que encontré una figura muy conocida. Mi padre... El cual se encontraba tendido en el suelo. Se notaba que estaba cerca de dar su último suspiro. Sin embargo, aun le quedaban fuerzas para dedicarme unas ultimas palabras. "Tú... tú eres peor que todos ellos" ¿Yo? ¿Peor que esos demonios que han masacrado a todo el pueblo? Pero a decir verdad, ya no me sorprendía. Que incluso en su lecho de muerte, siguiera despreciándome de tal manera.
Sabia que su existencia en este mundo estaba por terminar. Pero mi rabia era tan fuerte que no podía esperar más. Agarré su espada y sin mediar palabra alguna, puse fin a su miserable vida. Extrañamente, justo antes de que su rostro se apagara por completo, mostraba una expresión de satisfacción. Como si realmente estuviera esperando que yo hiciese lo que hice... Pero ya nada de eso importa. Tu vida tiene tanto valor para mí como lo tenía la mía para ti. No me arrepiento de lo que he hecho.
Y así, tras unos segundos observando el cuerpo sin vida de mi padre, encontré mi camino hacia el bosque, con la espada de mi padre en la mano, aun manchada con su propia sangre.
Corrí desesperadamente con la esperanza de encontrar a mi madre y a mi hermana. Corrí, y corrí y mi temor cada vez se hacía más latente, pues la quietud que había no podía albergar nada bueno.
Finalmente, a lo lejos, pude ver a mi madre tumbada en el suelo. Rápidamente, me aproximé a ella con la esperanza de que no fuera demasiado tarde. Pero cuanto más me acercaba, más me daba cuenta de que la realidad... Tú no, mamá. Los demás merecían morir. Pero tú no... ¿Y por qué? ¿Por qué no puedo llorar a pesar de desearlo profundamente? ¿Por qué no puedo ni siquiera derramar una lágrima por ti, madre? ¿Acaso es que mi corazón ya no puede llorar más? Perdóname, mamá... Perdóname por no ser capaz de llorarte... Te prometo que encontraré a mi hermana.
Shirley... Puedo sentirte. Sé que estás viva, en algún lugar. Te encontraré, y entonces, juntas, solo juntas, pondremos fin a todo esto...
Bye Bye!
avatar
Avenger_K
Soñador
Soñador

0/3

Créditos 337

Gracias : 15

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.